El Cine Dominicano: origen y evolución

El cine dominicano, como industria, es relativamente joven, sin embargo, ha tenido un importante crecimiento cuantitativo en lo que se refiere a la producción de películas y un significativo avance en la calidad de las mismas.

Para hablar del cine local es necesario remontarse a los orígenes y mencionar al teatro de Curiel en Puerto Plata, que en 1900 fue testigo del primer acercamiento que tuvo el país con el séptimo arte, gracias al Cinematógrafo, invento de los hermanos Lumiere, el cual fue introducido a la isla por el industrial Francesco Grecco.

En el año 1922, los fotógrafos Francisco Palau y Tuto Báez junto a Juan Alfonseca, realizan la primera película de ficción del cine dominicano llamada “La leyenda de la Virgen de la Altagracia” y fue estrenada en febrero de 1923, siendo también el primer filme del país.

Durante el régimen de Trujillo, el cine, como otras tantas expresiones artísticas, fueron reprimidas y usadas únicamente con el fin de exaltar al tirano y sus familiares.

La industria del cine renace en 1963 cuando el dramaturgo: Franklin Domínguez estrenó su largometraje “La Silla”, en el que denunciaba los horrores del régimen de Trujillo.

Tras este despertar surgen otros trabajos importantes de corte político y a partir de 1988 se comienza a tratar temas sociales con piezas como “Un pasaje de ida” y se le incorpora nueva vez el humor a la industria en el 1995, con: “Nueba Yol” (la primera saga dominicana -1, 2 y 3- ), “Para vivir o morir” (1996), “Cuatro hombres y un ataúd” (1997) y Perico Ripiao (2003).

En el año 2003 se aprueba la Ley 108-10 de fomento a la industria cinematográfica dominicana, que incluye una serie de incentivos fiscales para los proyectos de inversión en producción y proyección de cine, creando un antes y un después en esta industria.

En el año 2004, los premios “Casandra”, actualmente “Premios Soberanos”, crean un renglón de 5 categorías dedicado a reconocer lo mejor del cine nacional, dándole así una palmadita extra a la industria.

Llegado el 2005 y bajo la dirección y el guión de Rogert Bencosme, se proyecta “Andrea”, el primer intento de película de horror-suspenso basado en una historia real.

La industria cinematográfica en el país da un paso especial en el 2011, cuando después de casi nueve décadas del lanzamiento de la primera película local, Leticia Tonos estrena “La Hija Natural” y se convierte en la primera mujer en dirigir una película.

Para el 2016 se exhibe la película documental “Caribbean Fantasy” un filme que hace visible la realidad del Rio Ozama con todas sus miserias, combinado con una historia de amor. La obra de Johanne Gomez Terrero, recibió varios premios internacionales en Cuba, México y Martinica.

En el 2017 se estrena “Azul Magia”, una película “rarísima” como la describían sus autores. Es la opera prima de Mentes Fritas Producciones y simbolizó el primer acercamiento a la fantasía y la mitología, en la pantalla local.

En octubre del 2017 hace su debut “Mañana no te olvides” una película de drama comedia de Pinky Pintor que trata por primera vez el tema de inclusión a las personas con síndrome de Down.

También en el año 2017 se llevó a la pantalla grande la historia “Carpinteros”, bajo la dirección y guión de José María Cabral. Este filme fue grabado en la cárcel la victoria, con la colaboración de los reos. Recibió muy buena crítica internacional, además de participar en varios festivales y recibir importantes reconocimientos, fue tomado en cuenta para representar el país en los premios Goya y Oscar.

Couldn't retrieve tweets! Wrong username?